No se a ti pero a mi siempre
me ha resultado realmente difícil ser fiel a una peluquería
, siempre suelo
buscar opiniones en Internet de una peluquería antes de ir a probarla, y sin
embargo no siempre encuentro lo que busco.
Una compañera de trabajo siempre me hablaba de Cheska, una peluquería en la calle Velázquez de Madrid que tiene
bastante fama. Estuve buscando opiniones de ella en Internet y en general eran
bastante buenas, pero el precio me hacía dudar, no quería gastarme mucho sin
saber si el resultado iba a ser bueno al 100% ¿No te pasa esto? 
Finalmente hace un tiempo me decidí y fui a probar, solo
puedo decir que sin duda han conseguido un nuevo cliente ¡He encontrado mi peluquería! 
Es cierto que Cheska
no es una peluquería barata,
no es una franquicia ni una cadena, es una
peluquería con personalidad donde madre
(Cheska) e hija (María Baras) trabajan codo a codo día tras día
para
conseguir un espacio en el que te encanta estar y al que sin duda querrás
volver, porque saldrás de allí sintiéndote una auténtica reina.

Reserve hora por teléfono, quería darme unas mechas, pero no
tenía claro ni tono ni tipo y mi primera
sorpresa fue la reacción de la persona que me atendió por teléfono
. En Cheska no se limitan a tomarte cita, me
preguntaron por mi tipo de cabello, si ya estaba teñido, si había ido
previamente, que era lo que tenía en mente… todo ello para poder saber el
tiempo que en principio van a necesitar y no tener que ir con prisas.

Cuando por fin llegó mi día y fui a mi cita en Cheska, todo fueron sorpresas desde que
llegue. Lo primero que me sorprendió es que aunque mi cita era a primera hora
cuando llegue ya había mucha gente allí, no recuerdo cuando fui la última vez
que vi una peluquería tan llena, sin duda eso me dio bastante confianza.

Mi estilista (Isabel) me acompaño a una de las sillas y
empezó mi sesión, primero me preguntó y
se interesó por lo que yo quería,
y tras escucharme empezó su
asesoramiento. Yo siempre he pensado que cada uno es profesional de lo suyo así
que le hice caso en todo lo que me comentó.

Empezó a ponerme mechas realmente finitas para que quedasen
muy naturales y en cada mecha ponía un algodón húmedo para evitar manchas en la
piel en caso de que algo de producto salga del papel de plata. Las mechas las
hicieron entre dos personas, por lo que no tardaron mucho en terminar todo mi
cabello, y eso que tengo mucha cantidad…

Cuando terminaron tenía que esperar a que subiera el color
por lo que me ofrecieron algo de beber,
lo que yo quisiera, café, zumo, coca-cola… (Nunca me habían ofrecido de beber
en ninguna de las peluquerías a las que había ido) y alguna revista.


 
Uno de los mejores momento fue cuando pasé a la zona donde
lavan el pelo, el masaje capilar que me
dieron mientras me lavaban el pelo fue simplemente sensacional
, no solo es
un masaje craneal si no que también llega a la zona del cuello (sin mojarte,
por supuesto). No sé si todas las chicas lo hacen igual o si fue solo la que me
atendió a mí, pero sin duda me encantó.

Tras lavar, llegó el momento de peinarme y de nuevo aquí
volvieron a sorprenderme. Para cepillarme el pelo usaron un cepillo Tangle Teezer que es genial para
desenredar sin tirones y sin que el pelo se rompa, y después de secarme el
pelo, mi estilista me comentó que creía que me faltaba un poco de luz y que me
quería hacer algunas mechas más en las puntas (creo que las llaman plumas).

De nuevo era la
primera vez que en una peluquería me decían que les gustaría retocar algo de lo
que habían hecho para mejorarlo
, así que yo encantada le dije que sin
problema.

Es una pena que no hice una foto antes y después de este
ultimo retoque, porque Isabel no podía estar más acertada, el resultado final fue increíble, unas mechas muy naturales para no estar esclava de la peluquería, con
unos matices increíbles que aportan mucha luz a mi rostro
.

Respecto al peinado, yo quería algo muy sencillo unas ondas suaves
que me hicieron con la plancha (unas ghd sin duda…) en un momento y que
terminaron de conseguir el look perfecto. 

¿Conoces Cheska? ¿Eres fiel a una peluquería o aún no
has encontrado la tuya?
Yo sin duda volveré a Cheska, no es una peluquería
para ir todos los meses ya que no todos los bolsillos se lo pueden permitir,
pero yo como mucho voy cada 3-4 meses 🙂

Espero que os haya gustado mi experiencia ¡Muchas gracias por leer y comentar!

11 comments on “Ya he encontrado mi peluquería : Cheska”

  1. El peinado es una monería! la verdad es que yo en este sentido tengo mucha suerte, porque al vivir en un pueblo pequeño no tengo muchas opciones y sin embargo, estoy contentísima con mi peluquera: siempre ha dado justo con lo que quería, pese haberle propuesto ideas muy diferentes…y lo mejor, es que es increíblemente barata jajaja BESOS!

  2. hola preciosa pues si que te dejaron el pelo muy bien por lo que se aprecia en las fotos, yo por economía y tiempo hace años que no voy a la peluquería, je,je…aprovecho que mi ex-cuñada me corte las puntas para sanear y listo, pero si conozco un peluquero que me inspira toda la confianza del mundo…gracias por compartir y besos

  3. Me sorprendió el precio, pensé que era una peluquería a la altura de bolsillos de famosas y altas esferas…. Y soy una chica tranajadora que se puede permitir perfectamenta esta profesionalidad y buen hacer. En otras peluquerías me han cobrado más por mucho menos. Lo que más destaco es el tiempo y personalización que te ofrecen.

  4. Ola,quisiera saber qe.color de pelo es el qe lleva vanesa romero.el castaño rojizo ese qe se puso despues del rubio. yevo mucho tiempo detras de ese color xq.me encanta pero no se qe color es. me lo podriais dxir xfa??

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *