9 meses de embarazo y casi 4 con mi peque hacen más de 12
meses sin que haya ido a un centro de belleza, así que mi piel necesitaba un
tratamiento con urgencia y no lo dudé el centro Germaine de Capuccine de Goya
era el mejor para mí.
Nada más llegar estuve hablando un poco con la responsable
del centro que me explico los tipos de tratamiento que realizan y me acompañó a
la cabina donde iba a recibir mi tratamiento.
Una vez en cabina lo primero que hicieron fue analizar mi
tipo de piel. Un diagnóstico correcto es
básico para saber que productos utilizar en un tratamiento facial, tras el
diagnóstico me recomendaron hacerme un tratamiento de radiofrecuencia facial y
finalizarlo con una mascarilla de Vitamina C para aportar luminosidad a mi
piel.

La radiofrecuencia facial es como un lifting sin cirugía, como
un efecto flash continuo en tu piel y como extra aporta mucha luminosidad.  Con la llegada de mi peque mi piel empieza a
notar la falta de sueño y sin duda necesitaba algo así.
Antes de cualquier tratamiento facial en el centro de Germaine de Capuccine de Goya preparan tu piel con una limpieza que incluye una
exfoliación suave, para que los activos que te apliquen penetren mejor.
Una vez que mi piel ya estaba preparada empezamos con la
radiofrecuencia; para que el efecto sea mayor te aplican sobre toda la zona
(rostro, escote y cuello) un aceite conductor.

Pero ¿En qué consiste la radiofrecuencia? Básicamente en
aplicar calor sobre la zona que quieras tratar. 

Este calor estimula la
formación de colágeno y elastina de tu piel y la circulación sanguínea, lo que
hace que tu piel esté más joven y firme. Es muy importante que el tratamiento
sea agradable, por eso el profesional va regulando la intensidad del calor que
aplica.
Me llamó mucho la atención que tienen 2 tipos de
radiofrecuencia en función del grado de flacidez a tratar, uno es para los
inicios, cuando esta es más superficial y el otro para cuando es necesario
tratar una parte más profunda de la piel.
El tratamiento se hace por zonas, primero medio rostro y
luego el oro medio y aproximadamente en cada mitad dura unos 15 minutos. Una
vez finalizado me retiraron el aceite que quedaba sobre mi piel, ya que su
función termina una vez que termina el tratamiento y llegó el momento de la
mascarilla de Vitamina C, casi 20 minutos de relajación total, si llega a
tardar un poco más en volver la chica me hubiese quedado dormida.
Tras retirar la mascarilla llega otro de los mejores
momentos de cualquier tratamiento facial, el masaje. Para que la piel termine
de absorber la vitamina c me dieron un masaje por todo el rostro que termino de
convertir mi experiencia en el Centro Germaine de Capuccine de Goya en algo
para repetir sin duda.

Pero aún quedaba la prueba de fuego ¿Se nota el tratamiento?
Aunque el mayor efecto se ve pasadas unas semanas y recomiendan realizar entre
5 y 10 sesiones dependiendo de las necesidades de tu piel, os aseguro que nada
más salir ya se notaba la diferencia, sobre todo en la luminosidad de mi piel.
Entró apagada y sin vida, y salió llena de luz y vitalidad.
El precio me parece más que aceptable desde 65€ la sesión
para algo más de 1 hora de tratamiento realizado exclusivamente con productos
de Germaine de Capuccine.
¿Qué te ha parecido? ¿Sueles acudir a centros de belleza? Yo
reconozco que no tanto como me gustaría pero ya tengo un centro de referencia
cada vez que mi piel necesite un tratamiento.

¡Muchas gracias por leer y comentar!

7 comments on “Radiofrecuencia Facial en Germaine de Capuccini Goya”

  1. María, sí que hacen limpiezas de cutis! Yo he ido varias veces al centro, una de ellas para una limpieza y… ¡genial! De precio… creo que recordar que más o menos lo mismo que la radiofrecuencia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *